…cómo, a nuestro parecer, cualquier tiempo pasado fue…¡tan bueno o tan malo como el actual!


Leo en estos días el librito “Historia de España”, de Fernando García de Gortázar. Y sonrío cuando las páginas van dibujando una dinámica que, podría decirse, es opuesta al hilo conductor de mi blog.

En la historia de España… no hay cambio de escenario.

Dice Rubén Darío en su Poema al Rey Óscar:

(…)

¡Mientras el mundo aliente, mientras la esfera gire,
mientras la onda cordial aliente un ensueño,
mientras haya una viva pasión, un noble empeño,
un buscado imposible, una imposible hazaña,
una América oculta que hallar, vivirá España!

(…)

Esa es la teórica esencia de España: la gesta, la misión imposible, el cruzar océanos tenebrosos en busca de la luz, o para llevar la luz… Últimamente, a falta de hazañas bélicas que emprender, pueblos que convertir o infieles que quemar, nos unimos en torno a otro tipo de hazañas, que no dejan de ser tan heróicas como esas: vencer en Eurovisión, un partido de tenis de Nadal, una Eurocopa… El país de los héroes y los tercios batalladores ahora es un país de tenistas, famosas y futbolistas…

Pero esto no es muy relevante, no merece la pena gastar mucho tiempo en ello.

Lo que llamaba mi atención al leer esta Historia de España es cómo los esquemas se siguen repitiendo. Voy recordando la época de Carlos I. Y llaman mi atención muchos factores.

Cómo a palos se serenaban las cosas antaño. Cómo ciertos estamentos se levantaban contra la autoridad porque pagaban muchos impuestos. Cómo la chulería de un rey, que ni siquiera era español -como todos- soliviantaba a los núcleos más contestarios.

Cómo el anarquismo y el caciquismo luchaban a muerte con el absolutismo. Cómo la aristocracia y el clero se unían en lealtad al rey contra los rebeldes urbanos y los comuneros -y Franco a cinco siglos de nacer, parece mentira.

El odio a los señores. El desprecio a la plebe. Los llamados reaccionarios, la inquina generalizada hacia los impuestos… Las revueltas urbanas perfectamente orquestadas y en ausencia de la autoridad -a cinco siglos del siglo XX, sin trenes pero con bombas-, los monopolios de ciertas mercancías…

Para quien quiera leer algo rápido y “democrático” sobre esto, la entrada “Guerra de las Comunidades de Castilla” en wikipedia puede ser útil.

Qué familiar es todo esto, ¿verdad? Cuanta seña de identidad que nos marca incluso empezado el siglo XXI. Nada nuevo bajo el sol.

Así que, hoy, cambio de escenario, no. El mismo de siempre, mire usted.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s