En cuanto un juez lo vea, en un pueblo perdido, estos empiezan a entrar en la cárcel…


Ya va más en serio. Empezamos a tener, en círculos financieros, conversaciones más densas. Tratamos con inversores que están al cabo de la calle, que van escuchando también conversaciones… Hoy es uno de esos días, que ha transcurrido entre intentos de estructurar lo imposible de estructurar (hacer una tortilla sin romper huevos es imposible, me dijo hace tiempo alguien juicioso), conversaciones edificantes con señores que esperan algún “green shoot” a partir de dentro de unos años, dada la inepcia económico-financiera del tendero medio (auténtico patrón de medida, junto con el taxista, de la educación financiera de un país).

Por sintetizar al máximo, la conclusión es la siguiente: aquí no se están haciendo las cosas bien. En plena huida hacia delante, los bancos se van quedando con activos de las sociedades evitando dotar provisiones por lo que los ingleses llaman bad debt. Huida hacia delante. Continuación de escenarios.

En los bancos nadie quiere dar las malas noticias: “esas que las dé otro”; “a mi hija le quedan dos años para acabar la carrera, no pienso jugármela: eso se mete en el balance de una sociedad que tenemos creada al efecto y en unos años yo ya no estaré aquí”… Así que a conservar el A8, el chófer y ciertas cosillas.

Ahora es muy difícil para el Promotor (ese héroe hispano, amado hace meses, odiado ahora) marcharse de cacería en helicóptero porque el banco que lo pagaba ya no lo paga -está quebrado. Y la finca está embargada por otro banco que también está quebrado. El más solvente, el capataz.

Pero aquí todo sigue adelante, se intentan vender edificios emblemáticos a precio de kilo de caviar por metro… En otros lugares los ERES del 80% se afrontan con dolor, pero se empiezan a arbitrar medidas. Aquí no. Aquí damos sin problema un cash flow negativo espectacular de varios años, refinanciamos con el banco contándole una milonga que no se cree pero que tiene que creerse para dar la patada a seguir y a correr. Porque si el banco hiciese lo que tiene que hacer, le haría a usted quebrar y luego se daría unos numeritos rojos en su balance, y tendría que ampliar capital: mucho capital, pues todo el que tenía se lo habrían comido las pérdidas de valor sufridas.

Ah. Y ampliar capital tras casi quebrar el banco quiere decir que aquel que traiga un euro nuevo controla el banco… porque no se le puede seguir contando a los accionistas la milonga de que la acción no va a bajar de 10, cuando vale 0,5…

Un ejemplo de realismo y solvencia: Iberdrola aumenta capital en 1,250 millones en unas horas. La versión oficial dice que para fortalecer balance, preservar los ratings y optimizar la estructura de capital para mejorar el cash flow. Los lectores del Marca dicen que para quitarle un 0,5% de peso al ACS de Florentino en la compañía. Son muchos millones en colocación privada -es decir, sin timar a nuevos accionistas de la calle, ya que los destinatarios de los private placements son bastante sofisticados- como para no asombrarse: colocar ese capital ahora quiere decir que la Compañía atrae el interés del dinero. Buena señal. O mala para el resto de compañías del IBEX a punto de cascar. Por otro lado extraña el interés de ACS por pasar del 20% en Iberdrola. Dicen, no sé si los que leen el Marca o los otros, que para ponerla en equivalencia… Qué mal suena eso. Suena a fraude contable.

Mientras tanto los fondos de capital riesgo emplean todo su tiempo en analizar en tiempo real, valga la redundancia, sus participadas en problemas, y las van metiendo en concurso de acreedores con singular alegría, o haciendo write offs (lo que significa que lo que valoré por 10 ahora, de repente, ya no vale nada: lección para los bancos, siempre muy atrás en todo). Mucho más sofisticados que los bancos, ellos securitizaron sus inversiones contra ciertos bonos o activos… que andan aún más lejos que el respaldo de las famosas subprime… ¿Alguien sabe a quién le está afectando la quiebra de una participada, digamos de Socuéllamos, por un fondo, digamos de Miami, con pequeña oficina en Madrid? Nadie, ni falta que hace. Antes de que el colateral dé la vuelta al mundo no queda ni participada, ni sede, ni fondo, ni nada. Sólo unos sueldazos espectaculares que se pagaron a los ejecutivos del fondo por sentarse mirando a la calle Serrano mientras les venían a pedir dinero. Dinero que prestaron -porque no es “capital riesgo” sino “deuda senior”- y que ni siquiera era suyo.

Intuyo que el primero que decida que no es esto, que hay que cambiar de escenario, será el primero en ponerse colorado, pero el primero en recuperar el buen color cuando llegue el momento. Hasta entonces, seguimos esperando, sentados a que pasen los días, vayan llegando los concursos y a que, quizá, algún juez de algún pueblo por ahí perdido de esos donde se caza tan bien, aburrido porque ya no hay cacerías y tiene que estar en el juzgado leyendo demandas, descubra que aquí se está diciendo algo que no hace honor a la verdad y decida meter en la cárcel a algún consejero, por administración desleal. Ah, entonces será el crujir de dientes. Entonces dejarán de firmar las cuentas y de engordar balances llenos de basura, entonces veremos a algún banco en pérdidas.

Sólo en ese momento, allá por el horizonte, podríamos decir que se acerca un Brote Verde. Así pues, hasta que no haya cambio de escenario, diré que “no es eso”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s