El Valle de los Caídos


Tenía mi esposa ilusión por conocer El Valle de los Caídos y fuimos a visitarlo aprovechando una visita a unos buenos amigos en El Escorial.

El Valle de los Caídos (ver wikipedia) es, como tantas otras cosas, lugar de discordia -id est, de muerte, porque cuando los españoles no tenemos concordia es que nos vamos a matar- entre nosotros. Como tantas cosas, es un asunto que no tenemos aclarado. Ponemos y quitamos monumentos con singular agilidad, porque los monumentos en España se erigen por decreto -i.e., por los cojones, a quienes ya dediqué un post- del que manda en ese momento.

Aquello se erigió porque lo decidió uno. Y el día que lo echen abajo será porque lo decida otro. Entre uno y otro hay muchos que nunca dicen nada, se dedican fundamentalmente a vociferar.

Yendo a la esencia, aquello es una tumba que se construyó -unos dicen que por vencidos en la guerra civil del 36, otros que no: ni en los hechos hay acuerdo- para alojar a los caídos en la guerra civil del 36. Unos dicen que a los de ambos bandos, otros que no.

Algunos lo consideran un monumento político y, como tal, ante la revisión (anulación diría yo, porque revisar es ver de nuevo, y aquí lo que se hace es anular lo sucedido, no revisarlo) iniciada por los del gobierno de ahora, hijos de franquistas, el monumento debe ser destruido, como todo lo que recuerde a Franco -debe de ser doloroso dedicar una legislatura a borrar lo que tu abuelo hizo hace años.

Otros lo consideran una iglesia y, según las leyes estas que nos intentan gobernar, la iglesia no se puede echar abajo. Los gobiernos de la llamada “democracia” no han sabido ni querido tocar este pedrusco: igual que en los bancos las malas noticias no las quiere dar nadie, en este país no hay gobierno que sea capaz de echarse sobre las espaldas la tarea de sentar a los españoles fratricidas a una mesa para intentar entender y dialogar acerca de por qué necesitan matarse cada cierto tiempo -la del 36 es el modelo más reciente de guerra civil que tenemos, pero hay muchas más antes.

Pasa el tiempo. Mientras a Franco se le hace burla desde la mayoría de las televisiones -una vez muerto, claro- allí, excavada en la roca, hay una tumba/iglesia/monumento que tiene una cruz bastante grande sobre la cima de la colina y un águila tallada en piedra.

Para mayor levantamiento de cejas, veintitantos benedictinos -que cantan gregoriano como los ángeles, doy fe de ello- custodian los archivos donde se guardan los nombres de los 30, 40 ó 50 mil enterrados allí. Tampoco se sabe. Me recuerda esto a las imágenes de los cementerios militares de EE.UU., como el de Arlington, que contiene los restos de militares veteranos de todas las guerras, desde la de Independencia hasta la de Iraq. ¿Habrán los americanos perdido la cuenta de los muertos que tienen?

Continuamos la visita y al entrar en la basílica nos sentimos como si entráramos en un castillo centroeuropeo medieval: tapices, escalinatas, hierros donde se podrían sujetar monumentales antorchas… La entrada hasta el altar está jalonada de tapices con motivos tales como los jinetes del Apocalipsis, las vírgenes que “ayudaron” en la contienda cada una con su capillla…

Caminando hacia las tumbas de José Antonio y Franco resulta un poco absurdo todo el ruido que se ha hecho en España durante tantos años. Yo pensaría:

“Aquí hay unos que han construido una gran tumba monumento para sus caídos en la guerra del 36, y han incluido en la tumba, junto con los huesos y otros restos, imágenes de la Virgen y pasajes del evangelio. Como sucedía en el Egipto de los faraones, si así han hecho supogo que será porque valoran tanto a sus muertos como a las imágenes u objetos con los que los entierran. ¿Hasta qué punto, pues, es inteligente reanudar los esfuerzos por laicizar España y lograr recluir estos símbolos en el ámbito privado? Incluso más aún: sea o no inteligente la laicización de un país la mitad de cuya población tiene “restos” de religión en el alma, ¿es acaso laicizable?”

Y me respondo a mí mismo: no. Esto no hay quien lo mueva, y el sentarse a constatar esto probablemente nos alejaría del wishful thinking y/o la ingeniería social que luego nos lleva a matarnos a cuchilladas. Y me voy entrando argumentos.

Uno, el militante. El dispuesto a dejarse la piel literalmente por mantener esos símbolos. Leo hoy que Eulogio López piensa lo contrario: que frente a ese esfuerzo de reducción de lo religioso al ámbito de lo privado -por tanto al ámbito de lo opinable y no oponible al otro- lo que hay que hacer, como otros colectivos muy visibles últimamente en cabalgatas reivindicativas, es exhibirse:

¿Católicos inadvertidos? Mejor católicos exhibicionistas

Dos sacerdotes han sido asesinados en Cuba, durante el último mes. En Madrid una Iglesia ha sido atacada con cócteles molotov.

Casi lo de menos, porque lo cierto es que los templos españoles son atacados día sí y día también, pero la Jerarquía calla para no crear más tensión. En Irak, los fanáticos musulmanes atentan, no contra los marines norteamericanos, sino contra iglesias católicas.

Y todo esta cristofobia se desarrolla  mientras los católicos intentan pasar inadvertidos. Desaparecen los signos católicos de los lugares públicos -quizás porque son sacados- las imágenes se elevan a lo más alto para que no puedan ser bombardeadas con balas de pintura y hasta los mismos templos se construyen como si fueran escuelas, ambulatorios o polideportivos, con el fin de pasar inadvertidos.

Pues mire usted, por toda esta cristofobia, creo que la táctica debe ser la contraria: nada de pasar inadvertidos, hay que exhibirse, incluso más allá de la frontera siempre aconsejable de la naturalidad: cruces bien grandes, Iglesia que no esconden su condición, puertas abiertas de las iglesia durante 24 horas, símbolos religiosos bien a la vista (no como los rosarios paganos del hortera de C. Ronaldo, please), adoración perpetua, religiosas y religiosos -uno que es políticamente correcto- con traje talar, también en verano, que no se van a deshidratar. Es el momento del exhibicionismo católico. No hay que preocuparse por las consecuencias: los cristófobos saben perfectamente donde encontrarnos, así que, ¿para qué esconderse? Los cristófobos saben que nadan a favor de la corriente y que se aproxima una era de martirio.

Eulogio López


Otro, el beato que, inmerso en una candidez tan absoluta que raya en lo hiperbólico, escribe algo como esto (escribo en mayúsculas mis comentarios) en La Razón del 4 de julio:La habilidad diplomática de Monteiro ha preservado las relaciones Iglesia-Estado

4 Julio 09

El relevo del nuncio del Papa en España, monseñor Manuel Monteiro, que ha sido nombrado secretario de la Congregación para los Obispos, se produce en un momento de especial relevancia para las relaciones entre la Iglesia y el Estado. RELACIONES ENTRE DOS ENTES SIN CONTENIDO: UNA IGLESIA QUE JUEGA A SER ESTADO PORQUE YA NO ES IGLESIA Y UN ESTADO QUE EVANGELIZA PORQUE COMO ESTADO ES ALGO VACIO A la tramitación de la ley que legaliza el aborto libre y a la aplicación obligatoria de Educación para la Ciudadanía en las escuelas, se añaden otras iniciativas legislativas del Gobierno socialista que ahondan en sus políticas laicistas y que chocan con los postulados y principios de la Iglesia. POSTULADOS Y PRINCIPIOS DE LA IGLESIA…¿COMO QUÉ? ¿COMO ENTE JURIDICO DE DERECHO PÚBLICO? ¿COMO LA COMUNIDAD DE LOS FIELES? ¿COMO ESTADO ENTRE ESTADOS? ¿COMO EL PUEBLO DE DIOS? Como el propio presidente Zapatero ha anunciado en diferentes ocasiones, antes de que acabe la Legislatura se habrá aprobado una Ley de Libertad Religiosa cuyo objetivo fundamental es recortar la presencia pública y social de la Iglesia y de los símbolos cristianos. FRENTE A ESTAS MEDIDAS LA SUPERESTRUCTURA IGLESIA NEGOCIA CON SUS EQUIPOS DE OBISPOS AL FRENTE, MIENTRAS LA MASA CATÓLICA, AMORFA, ASISTE PASIVA A LA PARTIDA DE AJEDREZ: ¿QUIÉN SE OCUPARÁ AHORA DE NUESTRO ESPÍRITU, YA QUE HEMOS ABDICADO DE NUESTRA RESPONSABILIDAD ESPIRITUAL COMO PERSONAS? DESAPARECIDO EL PECADO, AHORA PAPÁ ESTADO NOS TIENE QUE DECIR QUÉ COMER PARA NO MATARNOS Y QUE CREER PARA SER POLÍTICAMENTE CORRECTOS…
No es descabellado augurar, por tanto, más días de tensión y conflicto entre los obispos y los dirigentes socialistas. COMBATE LEGISLATIVO. ¿PARA CUANDO UN PARTIDO DE LA IGLESIA? SI LO TIENEN LOS ECOLOGISTAS, LOS DEL VOTO EN BLANCO, ETC. COMO AGENTES POLÍTICOS QUE SON, ¿POR QUÉ NO EL PARTIDO DE LA IGLESIA CATÓLICA? De ahí la importancia inusual que tiene un relevo diplomático como el de monseñor Monteiro. O SEA, QUE NOS QUEDAMOS CON LA IGLESIA COMO UN ESTADO, AL ESTILO DEL SIGLO XVI. DE ACUERDO. A lo largo de los últimos  nueve años, el embajador vaticano ha realizado una excelente labor en su conjunto, ha mantenido a salvo de los incendios políticos las relaciones de España con la Santa Sede y puso sus mejores artes al servicio del interés conjunto. ¿CUÁL ES EL INTERÉS CONJUNTO? ¿CUÁL ES EL CONJUNTO? Es probable que le hayan faltado con los obispos españoles el tacto y la mano izquierda que exhibió con el Gobierno socialista, con el que practicó la «diplomacia del caldito» invitando a cenar a Zapatero en vísperas de las últimas elecciones generales. QUÉ FUERTE TENDENCIA TIENE “LA IGLESIA” A AGASAJAR AL PODER POLÍTICO, SEA EL QUE SEA: QUISIERA QUE UN DÍA ME LO EXPLICARA ALGUIEN… Habría sido deseable, tal vez, una mayor coordinación y empatía con los responsables episcopales, por más que las funciones de unos y otros sean dispares aun sirviendo a la misma Iglesia. ACLARANDO… Con todo, los errores y carencias en los que pudo haber incurrido de puertas adentro de la Iglesia los compensó al preservar el diálogo fluido con los gobernantes, lo que sin duda fue decisivo para que algunas negociaciones delicadas se culminaran con éxito. Es el caso del nuevo modelo de financiación de la Iglesia, vieja asignatura pendiente desde los años de la Transición, que puso fin a la asignación directa del Estado y depositó en los contribuyentes la libertad de destinar el 0,7% de sus impuestos a sostener las actividades eclesiales. HE AQUÍ UNA NEGOCIACIÓN DELICADA, SI SEÑOR. Los buenos oficios, en suma, del diplomático Monteiro han sido provechosos para limar aristas y rebajar tiranteces con un Gobierno en el que no han faltado laicistas radicales ni «hooligans» provocadores entre las filas de su partido. Como el propio embajador resumió ayer, «mi responsabilidad es mantener buenas relaciones con el Gobierno español, sea el que sea». EXACTO. LA IGLESIA COMO ESTADO TIENE QUE PACTAR CON LOS ESTADOS, SEAN QUIENES SEAN Y HAGAN LO QUE HAGAN. LUEGO SE CAMBIA EL REGISTRO MENTAL Y LA IGLESIA COMO NO SE QUÉ TIENE QUE ENTRAR EN TEMAS “DEL ESTADO” (LEYES, POSICIONAMIENTOS POLÍTICOS INTERNACIONALES…) ENTONCES LOS MISMOS QUE FIRMAN EL DOCUMENTO DE LA FINANCIACIÓN LE DICEN QUE SE ABSTENGA DE INTERVENIR EN ASUNTOS FUERA DE SU ÁMBITO DE ACTUACIÓN. QUE ALGUIEN ME EXPLIQUE ALGO DE ESE ÁMBITO. Y OTRA CUESTIÓN: SI ESPAÑA ARRASA MARRUECOS EN UN RAPTO DE IRA O DECIDE EJECUTAR A LAS MONJAS QUE SEAN VÍRGENES, ¿LA IGLESIA QUÉ DEBE HACER? ¿PROTESTAR ENÉRGICAMENTE Y RETIRAR A SU EMBAJADOR (COMO ESTADO), CONDENAR LA ACCIÓN DEL ESTADO (EN NOMBRE DE DIOS), MONTAR UNA REVUELTA SOCIAL (COMO MOVIMIENTO SOCIAL), NEGAR LA COMUNIÓN A LOS RESPONSABLES)? Así parecen haberlo entendido las autoridades vaticanas al nombrarlo para un puesto clave en la elección de los obispos y la renovación de los episcopados. En este punto, no cabe duda de que la Iglesia española ¿CUÁL? saldrá beneficiada gracias al conocimiento y afecto que monseñor Monteiro ha adquirido de las diferentes comunidades eclesiales a lo largo de casi una década.
El relevo en la Nunciatura no será una cuestión de mero trámite, aunque cabe confiar en la proverbial habilidad vaticana (¿INSPIRACIÓN DIVINA, INFALIBLE O NO?) para elegir a la persona más adecuada. España es, pese a las caricaturas que divulgan los laicistas, un país abrumadoramente católico AQUÍ YA EL AUTOR SE VIENE ARRIBA, SE CRECE Y PROVOCA LA LÁGRIMA en el que la Iglesia desempeña una función espiritual, social, educativa, asistencial y humanitaria insustituible. Y POLÍTICA, ¿NO? Es obligación de un Gobierno responsable ¿RESPONSABLE DE QUÉ? ¿ES UNA AMENAZA? no dañar las relaciones con ella, impulsar la cooperación y facilitar la ingente labor de las diferentes instituciones eclesiales, que redunda en beneficio de todos los españoles.

Con esta horchata mental los españoles entramos en el siglo XXI, dispuestos a ser el país puntero que siempre hemos sido. Esto del Valle de los Caídos será como los toros de Guisando. No lo tocará nadie en unos años, y se caerá a pedazos. Pero el día que alguien se atreva a tocarlo, con el pensamiento siquiera, ese día se vuelve a liar.

Y así pasan los días, y yo, desesperando, y tú, tú contestando, quizás, quizás, quizás.

Así es eso. Así es esto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Debates públicos, Historia, Pensamiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s