El último truco


Qué mejor para un Noeseso que hablar de realidad “real” y realidad “trucada”.

Especialmente ahora que las marquesinas de los autobuses anuncian las películas de estreno añadiendo la coletilla “Basada en hecho reales” -lo cual en mi opinión puede querer decir que la gente ya necesita algo de realidad para hacer pie, aunque tenga que ser en el cine, pues tanta vida ficticia acaba dando vértigo. El asunto llamó la atención de José Luis Pardo en El País del 31 de enero de 2010 (http://www.elpais.com/articulo/opinion/Basado/hechos/reales/elpepiopi/20100131elpepiopi_13/Tes).

Pues bien, el otro día me enamoré del truco, del truquista. Me enamoró ver, entre los gritos de las verduleras de los programas del corazón de la noche -programas que muestran la vanguardia social: verduleras y presentadores ambiguos, haciéndose confesiones, carantoñas, lagrimeando o abofeteándose como en una corrala ruidosa- un documental sobre el cine de hace años: aquel en el que el digital no estaba disponible. ¿Y cómo se despeñaba un tanque por un desfiladero cuatro veces hasta que se lograba la toma definitiva? Con una maqueta. ¿Y cómo se rodaba una escena con la Estatua de la Libertad como tercer plano, si no había presupuesto? Con un cuadro detrás.

Es enternecedor y esperanzador ver a un personaje como Emilio Ruiz del Río haciendo decorados maravillosos con sus manos de artesano, con acuarelas, con madera, con todo lo que su ingenio creaba. Ver crear a un creador que no se arredra ante una dificultad técnica, y que crea su propia técnica. Así con 500 películas. No necesitó 1.000 avatares ni millones para hacer lo que hizo. Sólo ilusión e infinita paciencia. Y caminar paso a paso. Con respeto, humildad y voluntad. Y con amor infinito por lo que se hace. ¡Eso es hacer cine! ¡Eso es crear cine! Y, encima, anónimo. Rescatado del olvido. Murió durante la producción: ni quiso esperar a recibir palmaditas en la espalda.

Y lo más impresionante, cuando menciona cómo llegó a cumplir su sueño de bañarse en la piscina de una estrella de Hollywood. Fue, se bañó y… se volvió a casa, con su ilusión cumplida. Merece la pena verlo en televisión a la carta o en internet. Se llama “El último truco. Emilio Ruiz del Río”, de Sigfrid Monleón. Enhorabuena a la iniciativa de la 2, todos los martes por la noche.

Van los links:

http://documentalesatonline.blogspot.com/2008/11/el-ltimo-trucoemilio-ruiz-del-ro2008.html

http://www.labutaca.net/films/64/el-ultimo-truco.php

http://antesdelfin.wordpress.com/2010/02/10/el-ultimo-truco-emilio-ruiz-del-rio/

http://www.imdb.com/title/tt1314885/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Personas / jes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s