El Libro de la Selva


Escuchen la canción de El libro de la selva:

Seguro que ha surgido una sonrisa. Aquí va la letra:

LO MÁS VITAL

Busca lo mas vital, no más

lo que es necesidad, no más

olvídate de la preocupación

Tan sólo lo muy esencial

para vivir sin batallar

y la naturaleza te lo da

Doquiera que vaya

doquiera que estoy

soy oso dichoso

oso feliz

La abeja zumba siempre así

porque hace miel sólo para mí

y las hormigas encuentro bien

y saboreo lo menos cien

del primer lenguetazo

Lo más vital en esta vida lo tendrás

te llegará

Busca lo más vital, no más

lo que has de precisar, no más

nunca del trabajo has de abusar

Si buscas lo más esencial

sin nada más ambicionar

mamá naturaleza te lo da

Lo más vital para existir

te llegará

nos llegará

Busca lo más vital, no más

lo que has de precisar, no más

nunca del trabajo has de abusar

Si buscas lo más esencial

sin nada más ambicionar

mamá naturaleza te lo da

mamá naturaleza te lo da

Curiosamente estos días ando con los lirios del campo y las aves del cielo, de Kierkegaard.

“(…) ¿Por qué no padece el pájaro el cuidado del sustento? Porque sólo vive el instante, por lo tanto no hay nada de eterno en el pájaro. ¿Será ésta una perfección? Por el contrario, ¿cómo aparece la posibilidad del cuidado de la subsistencia? Mediante el contacto mutuo de lo eterno y lo temporal en una conciencia, o mejor dicho, en cuanto el hombre tiene conciencia.

(…)

A la par que la eternidad, empezó también a existir para el hombre el día de mañana.

(…)

Puesto que el hombre es conciencia, él es el lugar donde lo eterno y lo temporal se tocan constantemente, donde lo eterno se quiebra en lo temporal.

(…)

De muchas maneras pueden lo temporal y lo eterno tocarse dolorosamente en la conciencia humana, mas uno de los contactos que especialmente hace gemir al hombre es el del cuidado de la subsistencia.

(…)

Pero, con todo, eso de poder padecer el cuidado de la subsistencia es una perfección, y sólo es una expresión del abatimiento ante la elevación del hombre, pues tan alto como Dios lo eleva, así se abate él tan profundamente; mas, por consiguiente, estar profundamente abatido significa también que se está elevado. Y Dios levantó alto al hombre sobre el ave gracias a lo eterno de la conciencia, pero lo volvió a abatir, por así decirlo, bajo el pájaro mediante el conocimiento del cuidado, el cuidado terrenal e insignificante que ni siquiera el pájaro conoce. ¡Oh, que estupendo parece que el ave no tenga el cuidado del sustento, y, a pesar de todo, cuánto más glorioso es poder tenerlo!”

Así pues, con un noeseso podríamos darle cierta verticalidad al “Libro de la Selva”. Aunque le pese a sus creadores.

Lo más vital, lo más esencial… ¿acaso lo da mamá Naturaleza? Si lo más vital es el banano, por supuesto que lo da. Pero noeseso, hombre, no es eso.

Se trataría de superar al banano, a lo Hegel, en síntesis.

Si no lo hacemos, entonces las diferencias con todo lo que nos rodea serán sólo cuestión de centímetros. Centímetros de banano y de banana. Y si ponemos todas nuestras expectativas y valores en los centímetros, como una vez dijo mi profesor de Filosofía del colegio, siempre la tendrá más larga el más modesto de los burros.

Así que admiremos al lirio, pero no nos convirtamos en uno de ellos.

LO MÁS VITAL
Busca lo mas vital, no más
lo que es necesidad, no más
olvídate de la preocupación

Tan sólo lo muy esencial
para vivir sin batallar
y la naturaleza te lo da

Doquiera que vaya
doquiera que estoy
soy oso dichoso
oso feliz

La abeja zumba siempre así
porque hace miel sólo para mí
y las hormigas encuentro bien
y saboreo lo menos cien
del primer lenguetazo

Lo más vital en esta vida lo tendrás
te llegará

Busca lo más vital, no más
lo que has de precisar, no más
nunca del trabajo has de abusar
Si buscas lo más esencial
sin nada más ambicionar
mamá naturaleza te lo da
Lo más vital para existir
te llegará
nos llegará

Busca lo más vital, no más
lo que has de precisar, no más
nunca del trabajo has de abusar

Si buscas lo más esencial
sin nada más ambicionar
mamá naturaleza te lo da
mamá naturaleza te lo da

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología, Pensamiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s