Que miren un poco la ley esa


Son las palabras escuchadas en la radio, y pronunciadas por el tío de la muchacha asesinada hace unos días en Seseña. La presunta asesina es otra chica de 14 años.

Independientemente de la crudeza del hecho y del dolor de la familia, a noeseso le resuenan esas palabras en la cabeza. Y lo que viene aquí es una reflexión, sin conocer a este pobre padre hundido ni desearle ningún mal. Sólo aprovechando sus palabras para hacer autoconciencia.

El tío de la víctima pide “justicia”, una “justicia” que la actual Ley del Menor parece no garantizar a su juicio. Por ello, con buen criterio, pide “que miren un poco la ley esa”.

Este señor probablemente no tiene responsabilidad en lo que le ha pasado a su hija. Mi pregunta es: ¿es responsable de su actual situación? Me explico:

– Él es un ciudadano que vota, imagino. Que, quizá, trata de hacer una familia. Que tiene unos valores que habrá intentado inculcarle a su hija. Sin embargo, “que miren”. Que miren ellos, los políticos, que son los que se ocupan de esas cosas. Probablemente ellos ya le tienen donde querían: en la delegación total de soberanía. Le han matado a una hija, y pide que “miren” otros la ley que se supone debe satisfacer su ansia de justicia.

– Pide que miren “un poco”. Un poco quiere decir no mucho. Quiere decir que no sé de lo que hablo, que me suena que algo hay, y que quiero que le presten algo de atención. Pero sin afirmar nada tajante ni rotundamente. Ya le tienen donde querían: en la medianía, sin conocimiento de donde está, ni a qué pertenece. Sin referencias. Sin pertenencias. Ni pincha ni corta. Hay grupos que, cuando sale una ley, meten tanta presión a los políticos que la ley sale “como debe salir”. Este no es de estos grupos. Este es de la masa informe, el pobre. Este es el ciudadano medio. A este es al que le matan a la hija (a los otros no) y pide justicia y que miren un poco…

– … que miren un poco “la ley esa”. ¿Qué ley? Pues esa, la de eso, la de los menores. No sabía ni que existía hasta el día de hoy, en que algún periodista vencido ha venido aquí a calentarme la oreja con la ley esa, a ver si lo pueden sacar “sic” en un periódico y ya tienen campaña otra vez.

Esta es la España profunda. Y la de superficie. Esta es la España esa.

Y en dos tardes, asunto controlado.

Le dirá un rostro compungido: “Tranquilo, que vamos a mirar-te la ley esa. Que se te va a hacer Justicia”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Debates públicos, Democracia, Pensamiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s