El paro asusta – Sus consecuencias más – Y este planteamiento pobrista, mucho más


No hombre, no. No es eso. Estamos luciéndonos con las campañitas de motivación -o preparación para el despiece- y ahora Cáritas sale con esta. A tope en las iglesias. Campaña contra el paro 2010. Ya sé que su misión es ayudar a paliar los problemas, no atacar a sus causas, pero esto ya roza lo obsceno.

Y para más inri, el celebrante dice que lo del paro, lo de la solución del paro, corresponde a los políticos. Que nosotros apoyemos la colecta y punto.

¿Hasta cuando la Iglesia acojonada? ¿Hasta cuando se van a seguir creyendo eso de que del César no se puede hablar en el púlpito? ¡Qué buen trabajo de desgaste ese de la “Transición”!

Que no hombre, que no. Que esto no consiste en que los idiotas de los católicos nos rasquemos el bolsillo para que Cáritas haga bolsa para cubrir las “consecuencias del paro”… Resulta ahora que Cáritas orienta a personas hacia la inserción social y laboral, ofrece cursos de formación y capacitación labora, impulsa microcréditos, enseña a trabajar y apoya económicamente a miles de personas…

Y mientras, unos se manifiestan por las calles mientras deberian estar trabajando y otros donan miles de millones a diferentes causas estúpidas. El mundo al revés.

Programa de Paro y Conciencia Social de la Iglesia, se llama.

Yo propongo otro. Programa de Educación y Concienciación al Votante, para que no vote por opciones que destrocen el país. Esto, que sería probablemente muy bien visto por nosotros si la Iglesia lo hiciese en países “subdesarrollados” o del “Tercer Mundo”, para evitar que voten a caudillos de tres al cuarto que se lo llevan todo al bolsillo, probablemente ya es un programa urgente en España.Y otro: Programa de Educación Integral en Valores Católicos. Y otro: Programa de Educación y Moralización del Sector Público. Y otro: Programa de Concienciación de Esposos y Padres de Familias -de varios años-, como requisito para llegar a ostentar la condición de tal, igual que hace para sus pastores.

Si la Iglesia quiere salir del púlpito, propongo que sea para contribuir a cambiar las causas de nuestro nihilismo. No las consecuencias. Las consecuencias, por consecuentes, son siempre convenientes. Son la única ocación que tenemos para cambiar.

Como usen todas su inteligencia para paliar las consecuencias del desastre moral, dando trabajo y sustento a los parados, perpetuaremos esto que aquí tanto nos gusta: la sopa boba. No señor. Cierren los hospicios y dejen de dar comida a la gente. Y que la gente vaya a buscar la comida donde la haya de sobra.

No más lenitivos. No más anestesias. No más Bienestar. No más “que inventen ellos”. No más “los políticos nos tienen que sacar de esto”.

Buen artículo en la revista Corintios XIII este mes, lo adjuntaré. Sirve para esto.

Con Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología, Debates públicos, Economía, Educación, Justicia, Pensamiento, Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s