Esperaré


En línea con el estado de mi corazón, absolutamente esperanzado, pues sobre él está actuando la oración de muchos y la Providencia de Uno, os comparto esto de Benjamín González Buelta.

A veces necesita el corazón de uno encontrarse en la máxima oscuridad del abismo para volver la vista arriba y entender que la luz siempre viene de lo alto. Y comprender que uno es un hijo de la luz.

Recuerdo agradecido de corazón a quienes me acompañaron en todo este duro trayecto: tanto a los que me advirtieron y perdieron la esperanza conmigo como a aquellos que aún hoy siguen esperando mi conversión. A los primeros, como ya no los puedo ver ni hablar, les mando mi oración regocijada porque estuvieron en esos momento y lo dieron todo por mi. Y a los segundos, a los que sigo viendo, sólo me queda sonreirles quizá algo avergonzado por mi torpeza y falta de tino.

Y me dirijo hoy cordialmente a todos aquellos que buscamos durante mucho tiempo en el abismo lo que, sencillamente, no estaba ahí. A los que buscamos durante toda una vida tormentosa aquello que estaba oculto en el silencio. A todos ellos, hoy, en el día del enfermo, dirijo mi oración. Para que sepan esperar lo inesperado, para que confíen en escuchar lo que no hace ruido y providencialmente logren mirar y ver allí donde nunca, ni por asomo, hubiesen pensado mirar ni esperado ver.

Ahí es donde mora la esperanza. Por ahí vuelve la luz al nuevo día. De ahí mana la Vida.

Esperaré

Esperaré a que crezca el árbol

y me dé sombra.

Pero abonaré la espera con mis hojas secas.

Esperaré a que brote el manantial

y me dé agua

Pero despejaré mi cauce

de memorias enlodadas.

Esperaré a que apunte

la aurora y me ilumine.

Pero sacudiré mi noche

de postraciones y sudarios

Esperaré a que llegue

lo que no sé y me sorprenda

Pero vaciaré mi casa de todo lo enquistado.

Y al abonar el árbol,

despejar el cauce,

sacudir la noche

y vaciar la casa,

la tierra y el lamento se abrirán a la esperanza

Benjamín González Buelta

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Esperaré

  1. Justo Hernanz dijo:

    “…como a aquellos que aún hoy siguen esperando mi conversión”

    Decía S. Josemaría que “la conversión es cosa de un instante y la santificación de toda una vida”

    Como llegar antes a esa deseada conversión, es camino conocido y seguro:
    a través de Santa María, ella es el gran descubrimiento para todos los sedientos de Verdad.

    Vengo siguiendo el blog desde hace unas semanas y como he echado en falta alguna referencia a la Stma. Virgen, lo hago ahora a través de las palabras de Bartolomé Mostaza, a quien leí hace más de veinte años y cito de memoria – si esta no me falla -:

    MISTERIOSA Y TRANQUILA COMO UNA INMENSA NOCHE,
    CON TODOS LOS TESOROS,
    CON TODAS LAS GRANDEZAS
    QUE EL ANSIA DE LOS HOMBRES CALMAR PUEDEN,
    TE EXTIENDES MARÍA ANTE MI NECESIDAD

    RESPIRO LA FRAGANCIA DE TU ESPLIEGO Y TU MENTA,
    Y EL FRESCOR DE LA BRISA DE TUS TRÉMULOS MARES,
    Y ME ALIVIO DE TODAS MIS FATIGAS,
    Y VUELVO A SER NIÑO
    QUE CANTA SU CANTAR

    OH! YO QUIERO ADENTRARME Y PERDERME EN TUS SOMBRAS MARÍA,
    SER UN LENTO CAMINO,
    QUE SE EMBOSCA BUSCANDO LO QUE ANSIA,
    PARA YA NUNCA SALIR DE TU ESPESURA,
    QUE DA PAZ

    EL LLANTO DERRAMADO DESDE TODOS MIS DÍAS
    HACIA TI VA CORRIENDO,
    Y ANSIOSO BUSCA MADRE,
    TÚ OFRECIDO REGAZO DE PERDÓN Y DE GRACIA,
    DONDE EMBALSARSE AL FIN A SERENAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s