This is it


Su voz era ya tan fina que parecía estar tejida con seda natural. Apenas audible rodeada por el ruido de materiales que se mueven para el espectáculo. Respiran más fuerte los bailarines que él habla. Ya se estaba marchando.

Su cuerpo, ya casi puro espíritu, apenas sin condición sexuada, estaba plenamente consagrado al movimiento que, como un veneno que le fuera consumiendo, se adueñaba de él a cada instante. Parecía magia que de tamaña carencia física pudiese salir tanto demostración de vida. One more time, decía. One more time.

Algunos, esos de la penúltima generación offlne, nos criamos escuchando la música que manaba de su alma mientras veíamos, año tras año, cómo su cuerpo iba siendo poseído por la locura.

Murió de forma confusa, trágica, demasiado contundente para la levedad de su cuerpo. Como cuando a un niño lo arrolla un camión. Murió desproporcionadamente y los restos de su naufragio eran escabrosos, demasiado terminales, poco afines a la creación que él representaba en vida.

Tengo la impresión de que era para él el momento necesario, exhausto ante una existencia demasiado corporal: un espíritu convulso que siempre manifestó se deseo de dejar “aquello” y unirse a todo. Aturdido por lo material, sólo en la huida preliminar de la música encontraba el sosiego que tanto necesitaba.

Verle explicar, con su voz ténue, a un bajista cómo debe arrastrar las notas, mientras el resto de su cuerpo da forma a la música… Verle unir sus manos, níveas puras líneas de fuga interminables, con las manos fuertes, oscuras y sudorosas del resto del equipo… Escuchar cómo va emanando, a capella, como si fuera una criatura, la vida de una canción de su vientre y cómo su cintura y sus hombros ya se han convertido en compases para dar lugar al nacimiento…

Obsesivamente, producto de que su escuchar vive en longitudes desconocidas para el resto, repite una y otra vez un par de notas, hasta que toda la compañía viene a repetir -que no comprender, ni mucho menos vivir- el milagro que él pretende. Una última vez, a lo Fitzcarraldo, como edificando su última Babel.

En el escenario canta y su voz va escenificando cada drama, con sus diferentes tonalidades, mientras su cuerpo va dando a cada nota la forma que la perfección requiere.

Es infrecuente asistir a la revelación de lo maravilloso. Más infrecuente es contemplar cómo una vida dedicada a su cultivo da lugar a la perfección de un movimiento o de un sonido. Mucho más infrecuente es asistir a un continuo enamoramiento de sonidos y movimientos perfectos. Y aún mucho más lo es el darse cuenta de que alguien puede llegar a ser capaz de vivir toda su vida así, centrado en lo excepcional, dentro del universo que la Música y la Danza, en mutuo enamoramiento, engendran.

Algunos lo llamaron burbuja o extravagancia, y le acusaron de renegar de su piel o de engendrar hijos artificiales… Puede ser.Verle llegar al lugar del espectáculo y saludar a los bailarines tiene algo de Venida.

Él fue el que estuvo siempre ahí arriba, bajo los focos, y los demás siempre estuvimos en la oscuridad, allá abajo. Mientras torpemente palmeábamos, en él se producía un ritual de encarnación cada vez que se subía al escenario.

Y hoy es está trágicamente abajo, con nosotros, y todo lo que hacía ha cesado. Hoy ya no está más ahí, sino entre nosotros, en pedazos comprados y vendidos, en recuerdos y materializaciones de lo espiritual. Nosotros seguimos haciendo lo mismo.

Su última aparición antes de marcharse para siempre se iba a titular: this is it.

¿Acaso hay mayor coherencia? Su locura le llevó a perder la vida, dicen.

Amad.

http://www.michaeljackson.com/us/ichael-jackson039s-it-movie-traile-video

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personas / jes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s