Swanlights


Acontece en tierras lejanas, tierras de las que uno no procede. Allí donde la luz, paradójicamente del mismo sol, parece exageradamente otra, no familiar.

Allí donde el tiempo transcurre con otra cadencia y la eternidad se aloja en lugares cotidianos, porque del lugar donde  moraba se alejó indefinidamente, como nosotros.

Donde la comida es asimilada por el organismo con gustos hasta ahora no interiorizados, hirientemente ajenos. 

Acontece allí donde nadie nos vio nacer ni dar los primeros pasos, allí donde nuestra conversación nunca ha mellado el silencio. La voz de los hombres, no significante, llena todo ese espacio y nos impide pensar. Todo es idioma ignoto.

El asfalto está hecho de una pasta diferente. El dinero es de juguete. Las medicinas probablemente contienen más enfermedad de la que curan. Incluso los aparatos electrónicos guardan, allí, para nosotros, un misterio que aquí no tendrían. El fuego -universal, este nunca cambia, valor perenne- quema la grasa y desprende un olor distinto, sin registro, osado.

Son las tierras lejanas, aquellas que nos hieren el alma como al niño la novedad. En el mejor de los casos nos rejuvenecen, como tratamiento exfoliante que deja a la intemperie esa piel nueva, digna de sentir, ahora sí, el merecido aire circundante.

En el peor de los casos, en el más terrible de los casos, al que hoy se rinde amoroso homenaje, nos vejan como el oleaje hace con un madero, resto de un naufragio. Naufragio colosal e insignificante el de todo un humano fuera de su tierra. Signado por la suerte, ya nunca volverá al mismo puerto desde el que zarpó. La tierra, con minúscula, se mueve. Se nos mueve.

Primeramente se nos envenenan los sentidos, carcomiendo nuestra identidad con colorido y aromas. Se ofrece a nuestros ojos una vida acaso proyectada en sueños pero nunca añorada por no vivida: no somos de allí, no somos de esa tierra, no somos indígenas. Los sones raspan en la matemática: no hay derecho a modular así. 

Nuestras sucesivas victorias en superficie no son más que pasos en dirección a la trampa que nos espera en la fosa abisal, como depredador agazapado. Adentrándonos en la complejidad vamos perdiendo el equipaje y armazón con que hicimos la travesía. La pureza vislumbrada lo exige.

Una vez dentro la física deja de regir y perdemos referencia. Sometidos a su movimiento de atracción, nos vamos despojando y vamos siendo despojados. Primero lo accesorio. Luego los  fundamentos, esos de los que nunca dudaríamos. Desnúdate, se nos dice. Simplemente desnúdate.

Carnívoro romance, es la contemplación de la belleza suprema de la esencia la prueba fehaciente de nuestra perdición: ya no queda un atrás, no hay un antes. Todo es ahora, pues después es imposible que sea nada.

La existencia se vuelve pavorosamente estética mientras tratamos de agavillar silogismos y memorias que nos permitan, acaso, si no entender, al menos deshacer el nudo corredizo en torno a una garganta reseca de tanto sollozar. Tú viniste, nosotros no te llamamos. Ahora goza.

En la noche surcando inertes autopistas en medio de ciudades de guirnaldas o en el cemento que se seca bajo el sol de mediodía, en la humedad de una selva donde sus moradores carecen de nombre, en un colchón ubicado en una de las miles de chabolas de uno de los miles de suburbios de uno de los miles de extrarradios miserables que circundan las ciudades de guirnaldas… allí, allí acontece, siempre, que el espíritu abandona su morada.

Y tienen que sonar los nombres de Cristo, las fechas importantes, la llamada del banco o el último libro. La legalidad o la generación de progreso.

Pero no suenan. Allí no suenan. Sí permanece el brillo de la pantalla del mismo teléfono móvil, los músculos de la pierna o el tacto de los dientes contra la lengua. Las mismas gafas ya demasiado usadas. La identidad. 

En la noche, allí donde nadie la espera ni acoge, la luz se refleja en el agua opaca. El espíritu abandona su morada. Aquella no es ya su casa.

Aún no se ha encontrado explicación científica al suceso. Pero allí acontece. Aquello sólo acontece allí.

http://www.youtube.com/watch?v=giCBrZJPBIE&feature=related

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida, Zarabandas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s