¡Town-Ho! o ¡El moderantismo!


Fragmento de lo leído aquí:

“(…) estamos ante una enfermedad del discurrir que, (…) afecta a numerosas personas que se identifican con lo que ellos llaman derecha moderada y que podemos llamar, de forma más sencilla, moderantismo. Se trata de ese derrotismo cultural y político que siempre está dispuesto a firmar un tratado de rendición, normalmente antes de presentar batalla, y que ha sido profunda e íntimamente asumido por la derecha española desde hace décadas si no siglos (ya Vicente Pou, a mediados del XIX, escribía acerca de los entonces llamados del “justo medio”, “ciegamente obstinados en contener los efectos dejando en pie las causas”). Es la actitud que provoca la asimetría de que la izquierda lo primero que hace cuando llega al poder, además de empezar a pulirse los caudales públicos acumulados por la derecha, sea desmantelar todo lo construido por los gobiernos de derechas, poco o mucho, mientras que estos nunca osan tocar la más mínima coma del entramado levantado por la izquierda cuando accede a un poder que, en el fondo, asume que no le pertenece y que debe devolver saneado económicamente pero sin trastocar las leyes impulsadas por la izquierda para transformar en un sentido revolucionario la sociedad española. Así, la derecha se convierte en una fase del proceso revolucionario izquierdista, la fase que sirve para detenerse por un momento, tomar aliento y consolidar lo alcanzado hasta que llegue el momento de devolver el poder a su legítimo dueño, la izquierda, preparada para una fase expansiva de su proyecto desintegrador. Llevamos así muchos años y los resultados están a la vista de todos. Es algo peor que la hipocresía o la carencia de un proyecto definido, es una enfermedad del pensamiento que, a base de rehuir todo conflicto, sacrifica todo lo sacrificable y nos aboca a una miseria moral como pocos pueblos han conocido. (…) negro sobre blanco la debilidad congénita de una derecha aquejada de moderantismo que ha interiorizado tanto su papel de mero freno en una dirección que ya no discute que ha llegado a un punto en que ya ni siquiera reconoce la falta de lógica de su discurso.”

No es sólo eso, pero algo de eso es.

PD: Town-Ho es el grito cuando se divisa “eso” por primera vez. El comienzo de la tragedia. Para lectores, aquí. Para lectores de imágenes, aquí:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología, Cine, Comunidad, Debates públicos, Democracia, Historia, Pensamiento, Tortilla española. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s