…así sellaba ella la herida


El madrigal de la muchacha coja

ERA coja la niña

Y aquélla

Su cojera

era

como un ondulamiento

de viento

en un trigal…

 

Era coja la doncella,

trazaba eses de plata sobre el viento,

hecha a no sé qué curva sideral…

 

Cristal quebrado era la niña… Mella

de rosas, por el pie quebrada

(¡y sin cristal que la tuviera alzada!…):

una rosa cortada

que cae al suelo y que el que pasa huella.

 

La niña cojeaba

y su cojera en una sonrisa recataba

sin acritud de llanto ni querella:

Como la noche sella

su honda herida de luz —alba o centella—,

así sellaba

ella

la herida que en su pie se adivinaba…

 

Nadie la hallara bella;

pero había en ella

como una huella

celeste… Era coja la niña:

Se hincó el pie con la punta de una estrella.

Dulce María Loynaz.

PD: El asunto va sobre lo QUE ES: el Amor. Para ampliar temario, siguiendo a la misma poetisa, con imágenes y música. CLICK.

(Abridlo con power point y pulsad F5 para ver la presentación a pantalla completa y con música).

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s