El pájaro en la noche (I)


La misma

clase

de locura

responsable

que lleva a un pájaro

a cantar

una noche de domingo

en el parque cerrado

lleva a un hombre a caminar, esa misma noche, al mismo tiempo, por las tenues calles donde se escucha su cantar

horadado por sus pasos.

Solitarios y solidarios albaceas de la vida,

que a la mañana siguiente será entregada a sus herederos,

se sienten mutuamente, separados por la verja y la negrura.

Nada bueno

cabe esperar de

ellos.

El uno detiene sus pasos.

El otro contiene el aliento.

Amanece.

Lunes.

En la Luz, ni están ni se los espera.

La velaron en su sueño,

a costa de perder su inocencia.

Son sus hijos.

El pájaro de la noche (José Hernández)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nada, Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s