El pájaro en la noche (II)


“Suele ocurrir que un rayo de luna,
un rayo levemente dorado,
derramándose, derramándose por entre el misterio del follaje,
alcanza la rama donde se acurruca el avecita dormida, y la despierta.
No es el alba, como imagina el ave.
Pero… ella canta.

Luego si el avecilla es lo que se llama un equilibrado y fuerte pajarito,
descubre su engaño, hunde otra vez el pico en la tibieza de las plumas
y se vuelve a dormir.

No obstante, avecitas hay, inquietas y frágiles,
para quienes el rayo de luna tiene un poder de sortilegio.
Y tras de cantar, saltan aturdidas y vuelan…
solo que, como no es el día el que llegó,
se pierden pronto en la oscuridad,
o se ahogan en un lago iluminado por el pálido rayo de oro,
o se rompen el pecho contra las espinas del mismo rosal florido que,
horas despues, pudo escucharles sus mejores trinos y encender sus más delirantes alegrías.

¿Cual es el rayo venenoso que despierta algunas almas en la noche, les roba el amanecer y las ahoga en una existencia de tinieblas?”

El pájaro, la noche y la luna (tomado de Mundofotos)

(Extracto de “El niño que enloqueció de amor”, de Eduardo Barrios).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s