Cruce


Volvían los tres del campamento y los arrolló un coche solitario. Salió el suceso en las noticias.

A él le afectó especialmente de cintura para arriba. Dejó de ser el mejor de la clase y no lograba concentrarse en nada. Se dejó la cabeza en aquel cruce.

Acabó conduciendo trenes de mercancías.

Diez años después se despistó y no vió a un camión que cruzaba la vía. La cabina del tren quedó destrozada.

Aquí perdió todo lo demás que aún tenía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Zarabandas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s