Café Santa Cristina y Prudencia


Servidor cumplió 70/2 años el otro día.

Y un amigo me envió, como regalo, por correo postal, dos presentes:

1.- El paquete mensual de café Santa Cristina -que no se vende en Madrid, pues aún hay cafés con clase, que se mantienen fieles a sus orígenes-, y que él se encarga de hacerme llegar regularmente, como sea: como hacen los familiares con los presos que tienen en la cárcel, o el Estado con los habitantes de las islas.

2.- Y “Oráculo manual y el Arte de la Prudencia“, de Baltasar Gracián -un libro que, aunque sí se vende en Madrid, jamás hubiera comprado por mi mismo, por considerarlo innecesario.

Uno se siente muy querido cuando alguien le regala cosas que uno considera muy innecesarias.

Significa que te piensan, luego les existes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s