Orad sin cesar


Esforzado cada mañana, apenas le suponía ya esfuerzo: se había convertido en su respiración, en su modo de vida: pensar, pensar.

Someter a examen toda la vida.

Una vida coherente: como la mesa del carpintero, plena de palabras, su instrumento, para dar forma a libros, conferencias, comunicaciones, clases, buscando la Verdad…

Iba de acá para allá, de universidad en universidad, de país en país, con sus palabras, con sus útiles, tratando de extraer la Verdad como se talla la madera para obtener la Forma.

Ese verbo cortante, preciso, que acabó por densificar su vida con esa niebla que anuncia el Sol, la Luz. Millones de palabras son millones de partículas de vapor que su corazón, ardiente, había desprendido en su trabajoso acercamiento para palpar lo Divino.

Noventa y tres años de latidos le ubicaron finalmente cerca del centro, su ara. Y su mirada parecía serenamente cansada.

Un día se paró ese corazón: la lira cesó y el arco, como no podía ser de otro modo, rompió su cuerda. El filósofo se durmió para siempre.

Un discípulo se había tomado ya, en vida del maestro, el trabajo de compilarlo todo y tras la muerte del maestro comenzó a pronunciar, palabra por palabra, todas las palabras del filósofo, una tras otra, en el mismo orden, recorriendo cada esquina del mundo para repetir lo que el maestro había dicho, sólo con alguna variación en la tonalidad.

A los ciento tres años lo enterraron junto a su maestro, pero para entonces ya había varios discípulos viajando por el mundo y entonando la misma plegaria, unos con las manos cruzadas, otros con las manos abiertas, otros acunando al Sol.

Así, desde el comienzo del tiempo, el planeta no cesa en su oración “y el sol Levante que los alcanza alternativamente circula de mano en mano y los une mediante una misteriosa solidaridad“.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamiento, Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s