Si se sigue el procedimiento, las ratas sufren menos: tienen certezas


Era una prueba para averiguar qué podía pasar. Un experimento.

No se siguió el procedimiento para la prueba.

Y la prueba se convirtió en accidente. Y el accidente en catástrofe. Acabó en catástrofe. Acabó, a fin de cuentas.

Ignorante y estúpido yo, que creía que había sido un accidente, en vez de una prueba, un experimento. Todo aquello fue un experimento.

Todo experimento, si se sigue el manual, comienza y termina, sin pena ni gloria. Si no se sigue el manual, termina también. Penosamente.

Todo experimento acaba terminando.

Si se sigue el manual, las ratas sufren menos.

Es humano, demasiado humano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s