The sweet hereafter – El dulce porvenir


Se hace, el porvenir se hace, de espaldas al mismo, pero se hace. Siendo.

El dulce porvenir.

En momentos sutiles en los que se toman, más o menos libremente -si se elige el Bien- decisiones, se es.

Atom Egoyan:

El dibujo, la estela, la forma y el juicio, se revisa a posteriori, una vez que se ha dejado atrás. “… al atardecer se nos examinará…

Mientras, en las calles, manifestaciones en contra del Espíritu (el de Hegel), que ha arrasado la Realidad a su paso. Nunca el grito de la calle fue tan idealista: se grita contra Algo, contra el Concepto, aunque ya no se recuerda cual.

CLICK.

Clamad, pero ya es demasiado tarde. Estado Social y Democrático de Derecho lo ha engullido todo. 2011-1978=33, la edad propicia.

Cuando se entrega el bien-ser (primogenitura) a cambio del bien-estar (lentejas), luego no vale quejarse.

Dejaste de ser,
y dejarás de estar: se acabarán las lentejas,
porque el camino de la gula no tiene final.
Pero, ¿a que te supieron ricas?

Carpe lenticulam o “We don’t want to talk anymore. We have nothing else to say. Please leave. We want it to be over.

Nosotros elegíamos, nosotros decidíamos.

Eso fue antes de…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Tortilla española. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s