Sarabande


Haciendo, ya, la vida de espaldas al futuro, como pedía Kierkegaard.
La estela tiene sus curvas. Están bien. Está todo bien. Las notas al final generan melodía.
Preciosos días,
y noches,
en los que las alturas lloran cada cierto Tiempo, vertiendo agua,
por fin,
en el cauce por el que yo tenía que haber navegado.
No había agua.

Remos astillados de arar la tierra: toda.

Sarabande.

PD: Inspirado por Peón de Brega

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alegría, Amor, Emprender, Pensamiento, Poesía, Zarabandas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sarabande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s