Temps perdu


El orden de los afectos, esencial en aquellos que consistimos mayormente en deseo (es decir, en todos los humanos):

Dire que j’ai gâché des années de ma vie, que j’ai voulu mourir, que j’ai eu mon plus grand amour, pour une femme qui ne me plaisait pas, qui n’était pas mon genre!” Marcel Proust. A la recherche du temps perdu, Du côté de chez Swann (1913)

En cine, allá por los años 30 del pasado siglo:

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor, Antropología, Educación, Pensamiento, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s